SOMOS

Somos una entidad arquidiocesana, sin ánimo de lucro, registrada ente la Cámara de Comercio de Medellín y creada en 1959 con el fin de ofrecer soluciones de vivienda digna para las familias de bajos ingresos. Para ello trabajamos en diversas líneas de acción.

NUESTRO IMPACTO

Al satisfacer la necesidad de vivienda en forma digna y adecuada, el trabajo de la FUNDACIÓN BARRIOS DE JESÚS, contribuye a:

 

  • Elevar el nivel de vida de las familias.

  • Fomentar el empleo.

  • Mejorar la convivencia familiar y social.

  • Contribuir al desarrollo sico-social.

  • Mejorar las condiciones de salud.

  • Contribuir a una mejor ciudad.

Desde la creación de la Fundación, hemos proporcionado más de 5000 soluciones de vivienda, con recursos obtenidos a través de subsidios estatales, donaciones de parroquias y particulares, apoyo de otras instituciones y recursos propios. 

NUESTROS LOGROS

HISTORIA

Mejorar la calidad de vida de las familias de menores recursos económicos, carentes de una vivienda digna o en condiciones inadecuadas para su habitabilidad, a través de la construcción de vivienda nueva, el mejoramiento de una existente o la mitigación de riesgos, todo esto acompañado de procesos de formación humana y en valores. 

MISIÓN

La Fundación Barrios de Jesús, fue creada el 2 de noviembre de 1.959 como entidad canónica por decreto del entonces Arzobispo Monseñor Tulio Botero Salazar, con el apoyo de su gestor canónigo Bernardo Cardona Pérez. La Gobernación deAntioquia le concedió personería jurídica civil mediante resolución número 015 de marzo 27 de 1961. Su objetivo primordial era el de ayudar en la solución del problema de vivienda de las personas de escasos recursos económicos.

 

La primera junta directiva de la Fundación Barrios de Jesús fue integrada por el presidente honorario, Excelentísimo Señor Tulio Botero Salazar, Arzobispo de Medellín; presidente titular doctor Silvio Robledo. Miembros principales los doctores Vicente Uribe Rendón, Silvio Robledo, Juan Gonzalo Restrepo, Juan J. Montoya y Rodrigo Restrepo. Miembros suplentes los doctores Samuel Piedrahíta, Raúl Zapata Lotero, Ricardo Posada, Humberto Wills, Fabio Ramírez. Delegado arzobispal Monseñor Bernardo Cardona. Gerente Rafael Betancourt Vélez, ingeniero de obras Doctor Javier Posada Ángel. Auditor: Doctor Juan de la Cruz Posada G. Secretaria: Señorita Lucía Escalante U. Asistentes sociales: Señoritas Luz Botero y Gloria Flórez. Coordinadora de los Comités Femeninos: Señora Mercedes Hernández de B. 

La Fundación Barrios de Jesús ha construido más de 5.000 soluciones de vivienda, urbanizó lotes, construyó y adjudicó viviendas unifamiliares y multifamiliares en barrios como Belén San Bernardo, Fuente Clara en Robledo, Caunces en Buenos Aires, Manrique, San Antonio de Prado, Miraflores, La Frontera. Urbanizaciones como: Villa Candelaria, Villa Marta, Colinas de Miramar (en asocio con AIA) en Robledo; San Bartolomé en el barrio Belén Rincón; Las Lajas en Alfonso López; Monseñor Bernardo Cardona Pérez en Loreto; edificio San José en Caicedo.

 

 

En el municipio de Barbosa Urbanización Santa Elena y Santa Marta; en el municipio de Itagüí Villa Lía y Alpes del Norte en Zamora – Bello. Realizó proyectos en áreas rurales de los municipios de Amagá, Cisneros, Santo Domingo y en el corregimiento de Santa Elena en Medellín, aportando para la construcción de vivienda nueva y préstamos para la electrificación y construcción de servicios colectivos, entre otros.

 

 

Desarrolló programas de autoconstrucción y ayuda mutua en los barrios Popular 1 y 2, Granizal, San Pablo, Marco Fidel Suárez. Durante muchos años adelantó el programa de préstamos en materiales para personas dueñas de lote, en Medellín y el Área Metropolitana. Igualmente, hizo créditos para compra de vivienda usada. Participó en la reconstrucción de 600 viviendas en Sumpango – Guatemala, a raíz del terremoto del año 1.976. 

LABOR REALIZADA

PRESENCIA DE IGLESIA

Monseñor Tulio Botero

Nació en Manizales el 9 de marzo de 1904; fue nombrado sacerdote el 19 de diciembre de 1931 y Arzobispo de Medellín el 8 de diciembre de 1957, posesionándose el 2 de febrero de 1958 hasta el 2 de junio de 1979. Creó, entre otras instituciones, la Fundación Barrios de Jesús para suministrar vivienda barata a los pobres. Además desempeñó cargos como secretario privado de la Nunciatura Apostólica, rector del seminario de Tunja, obispo titular de Marida y auxiliar de Cartagena, del 7 de mayo de 1949 hasta mayo de 1952 y obispo de la nueva diócesis de Zipaquirá del 15 de agosto de 1952 hasta el 8 de diciembre de 1957.

 

La característica de su episcopado en Medellín es la de “aggiornamento” que introdujo en todas las estructuras eclesiásticas y la administración. Actualizó y modernizó la Curia acentuando su carácter pastoral y procurando su unidad. Creó 124 Parroquias que organizó en Vicarías Foráneas y luego en zonas pastorales. Escribió muchas cartas pastorales. Atendió a las necesidades del clero procurado su preparación académica y espiritual, fundando el Consejo Episcopal y el Consejo Presbiteral, lo mismo que el Seguro Social Eclesiástico y el Fondo Común Sacerdotal. Construyó el edificio para el Seminario Mayor en las afueras de la ciudad donde desde 1962 viene funcionando, con una nueva orientación adaptada a las circunstancias actuales.

 

Impulsó la creación y el perfeccionamiento de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Bolivariana. Creó el Seminario de Bachilleres y luego la Casa Pablo VI para vocaciones especiales. Durante su administración se ordenaron 203 sacerdotes, 158 ordenados por Él. Incardinó 19 sacerdotes. En la pastoral social desde el comienzo de su episcopado fomentó la obra de Cáritas. Creó el Instituto Caritativo Arquidiocesano, ICAM. Creó el Patronato eclesiástico carcelario para la atención de los que estaban en las cárceles. 

Monseñor Bernardo Cardona Pérez

Nació en la ceja del Tambo el 7 de octubre de 1907. Fue ordenado sacerdote el 6 de abril de 1935. Fundó y dirigió obras sociales como: “Barrios de Jesús”, para dar vivienda a la gente pobre y Sopa San Juan Bosco, para los niños desnutridos del nordeste de la ciudad.

 

Además desempeño los siguientes cargos: oficial escribiente de la V. Curia Metropolitana, capellán de la Gota de Leche Salas Cunas, oficial de cuentas de la Arquidiócesis, capellán del Patronato de Obreras, vicecanciller del Arzobispado, miembro del Consejo de Administración de Bienes de la Arquidiócesis, miembro de la junta directiva de la Normal Antioqueña de Señoritas, de las Granjas Infantiles, del Comité Antiprotestante y de la Junta de Límites Parroquiales, canciller del Arzobispado, canónigo de merced de la Catedral, canónigo magistral, canónigo penitencial, asistente de la Acción Católica y del Secretariado Catequístico, presidente de la junta de Prestaciones Eclesiásticas, delegado arzobispal para la Sala de Partidas del Tribunal Eclesiástico, supervisor de los bonos y sufragios de las entidades apostólicas, consejero matrimonial de la Arquidiócesis.

 

El 7 de marzo de 1964 es promovido por la Santa sede a la categoría de Capellán de honor de Su Santidad, y el 26 de febrero de 1976 es designado por la misma, Deán del Capítulo Metropolitano. Fallece en Medellín, el 12 de julio de 1989.